viernes, 10 de abril de 2015

El libro de las Nubes







Algo se escapa de la mirada, flota lejos, frente a un país que vemos detrás del rio, en el horizonte, o en el borde biselado de un espejo. Estoy suspendido en este territorio, donde se desprende tu calor de mi piel. En tus diferentes colores existe una forma del vértigo, un país en ruinas.
Como el final de la noche, todo lo que hiciste se parece a un reflejo donde sonreís y yo robo ese gesto.






La respiración agitada, la claridad extraña del día nublado, una forma del vapor flota sobre los ojos. Hay un rio tumultuoso en ese detalle, la transpiración refleja la luz sobre la piel, contagia a la oscuridad que nos separa de la provincia.








Como un accidente natural afuera llueve y el día gris hace estallar los colores de las cosas, la herida en los labios. Años después sé que es como en mis sueños, el cielo y la piel como un claroscuro.









A tu paso los árboles se mueven como las nubes, abajo las vías quebradas, los durmientes juntos mis a restos, caen fuerte como una interferencia las distintas palabras que olvidamos.
Donde el dolor se disipa, la fricción de la piel y los fragmentos de cada gesto se pierden y se encuentran. Ahí en ese lugar, decís. En ese punto.
Tu perfume se desprende de mis dedos.






Cuatro horas protegidos por una lluvia que tapaba nuestra música, como una película vieja y vencida. Esta alteración es la forma de cifrar esa huella, lo blanco de la piel, la herida alta. Todo se deshace en las palabras que decís.
¿Recordas?
El camino que cruza la ciudad desde la curva donde me viste, el sol caía como el brillo que resaltaba los movimientos del viento sobre tu boca.




-Te arrodillaste para arreglarme la cadena y la trama se rompió como el dolor en el centro del cuerpo.
-Ese día no importaba nada más.
La calle vacía y el resplandor. Dijiste, es el destino, aunque sin pensarlo trabajabas con frases cortas para torcerlo. 










miércoles, 4 de marzo de 2015

martes, 15 de abril de 2014















                                  Lectura en Tecnópolis en el Encuentro Federal de la Palabra
                                                        en el marco de Festín Mutante
                                          Viernes 18 a las 18 en el Café Literario Puerta 11

lunes, 10 de febrero de 2014

el hombre que nació del bosque































































  
                                   


















                                   





























                         

























                         




























                           



























                            

























                           
































                           































                           





















































































sábado, 24 de agosto de 2013





Mary Ann Nichols pertenece a la serie de siete videos llamada "La Superficie del Silencio", realizados a partir de los siete poemas del libro Arena de María Eugenia López, de fragmentos del poema El Lenguado de José Watanabe y textos de Luis Marecos. 







                                                                      https://vimeo.com/72907778 

martes, 30 de julio de 2013

Coda de dos heroínas

                                                                                                                                                                                                               






                                                                                                                                                               




















                                             














Emanuel tropieza. Cierra los ojos. Los dedos caen, golpean el brazo. Ella corre a levantarlo. La cinta rosa sujeta el pelo. Nunca te voy a dejar solo, promete. Acaricia la herida. Hay un ángel para vos, ¿no me ves? Quema la seda. Todo un ritual. En la madrugada. Los chicos en la plaza se hamacaban sin parar, fuerte. Trataban de llegar al cielo. Sobre la frente, la mano se desliza. Silencio. Cierra los ojos.
















































Él corre para remontar el barrilete antes del chaparrón. La foto acentúa los colores contra las nubes. Ella trajo la línea. Los ojos con sombras. El rosario apretado en el bolsillo. Los dientes sucios muerden el cordón. Los labios pálidos casi desteñidos.  La foto tendría que consumirse hacia adentro. Otra sorpresa. ¿No me ves? Un cadáver exquisito, se escapa a través de la aguja. 
























































Toda una estrella desparramada. Sonriendo. Aunque sus ojos confunde mujeres. El corazón galopa, desbocado. Casi una pose para expertos ¿Una vez más, amor?  Presiona  hasta el fondo. Entre sus manos estalla una sonrisa o una mueca. Que ella, no se cansa de besar.